2016-04-05 20.19.27

Todas las personas que trabajan para la organización contribuyen al crecimiento y desarrollo de la marca

Hay un juego que se llama el Public Goods Game (o Juego de los Bienes Públicos) que va así: Te doy €10 y te digo lo siguiente: vas a jugar con otras tres personas que no conoces y que nunca las has visto y cada una de éstas personas tiene el mismo dinero que tú. Todos vosotros estáis invitados a contribuir con cualquier cantidad que queráis del dinero obtenido. Cuando todo mundo haya contribuido, el juego va a duplicar la cantidad que se haya acumulado entre las cuatro personas y luego distribuye en partes iguales el dinero acumulado a los 4 jugadores. ¿Qué haces? ¿Cuánto dinero pondrías en el fondo común?

En un extremo puedes poner 0,01 céntimo y cruzar tus dedos para que los demás inviertan sus 10€ y así tú te quedes con €24,99 – tu porción del fondo común (€15) más el resto de tu dinero de los €10 -. En el otro extremo, tú puedes invertir en el fondo común tus €10, cruzar los dedos para que los demás hagan lo mismo y llevarte €20 del juego al final. En esta última situación la cantidad total de los jugadores para compartir será €80, en la primera €60,01.

Como os habéis podido imaginar, el enfoque más colaborador es invertir los 10€ en el fondo común y, me imagino también que instintivamente es el que vosotros habéis seleccionado inmediatamente.

De acuerdo a una serie de estudios publicado en la revista Nature de los investigadores de Harvard David G. Rand, Joshua D. Grene y Martin A. Nowak, la cantidad que tu decidas contribuir dependerá en qué tan rápido tu tomas la decisión de contribuir (de 10 segundos para abajo vas a contribuir más y más de 10 segundos vas a tender a contribuir menos). Ellos argumentan que la decisión que tomes más rápido será basada en la intuición, mientras las decisiones que se tardan más tiempo, serán tomadas después de haberlo pensado cuidadosamente. Y, como nos demuestra este juego, intuitivamente queremos cooperar.

Este estudio tiene como conclusión que las personas son intuitivamente cooperativas pero son capaces de tener reacciones egoístas después de haberlo pensado o reflexionado.

Bajo mi experiencia, en algunos trabajos, las personas y los equipos muchas veces no son conscientes de su participación activa en el crecimiento de la organización y consecuentemente en el desarrollo, crecimiento y percepción de la marca tanto interna como externamente. Y, es que también – como nos demuestra este estudio- no somos conscientes que intuitivamente queremos cooperar al 100% para un bien común.

¿Qué es lo que nos está impidiendo dar nuestro 100% para crecer juntos como organización? ¿Qué es lo que estamos “pensando” demasiado? Si somos conscientes de estos pensamientos y cómo el resultado de estos pensamientos está afectando a la gente de nuestros equipos y como consecuencia a la organización y a la marca en general, nos daremos cuenta que no tiene sentido no cooperar juntos. Al contrario, todos pierden a largo plazo. Unos más que otros o todos de la misma manera.

Por esto mismo, cuando se trata de cooperar en tu organización, haz lo que tu intuición te está diciendo. Y es, que no solo vas a crecer tú sino que ayudarás a que todo tu equipo, tu organización y tu marca crezcan contigo.

Aunque el estudio no demuestra que estamos condicionados genéticamente a cooperar, lo que sí demuestra es que es ventajoso para todas las personas involucradas y esto no es un mal comienzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *